Rousseff aclara que el Gobierno todavía no se ha pronunciado en el caso Telefónica

La presidenta brasileña Dilma Rousseff aclaró en Nueva York que el gobierno de su país todavía no se ha pronunciado oficialmente sobre la negociación en la que la multinacional española Telefónica aumentó su participación en el capital de Telecom Italia.

"No me manifiesto sobre este asunto y el Gobierno todavía no se ha manifestado. Hubo una opinión del ministro (de Comunicaciones), Paulo Bernardo, pero no es una opinión oficial del Gobierno", declaró Rousseff a periodistas antes de regresar a Brasil después de participar en la Asamblea General de la ONU, según una transcripción divulgada por la Presidencia.

El ministro Paulo Bernardo afirmó el martes que Telefónica no podrá tener el control en el país de las operadoras de telefonía móvil Vivo (su marca en Brasil) y de TIM, después de que el conglomerado asumiera el control de la empresa italiana de telecomunicaciones.

La legislación brasileña impide la concentración de monopolios en el sector de telecomunicaciones y, según el ministro, Telefónica tendría que vender una de las dos operadoras a un comprador diferente de las otras empresas que actúan en la telefonía móvil del país.

En el mercado brasileño operan, además de Vivo y TIM, Claro -del grupo mexicano América Móvil-, Nextel y Oi, que tiene participación en su capital de Portugal Telecom.

Según un comunicado emitido por Telefónica al mercado español, la compañía elevará su participación en la sociedad Telco hasta un 66 %, lo que lo convertirá en principal accionista de Telecom Italia, con el 22,4 % del capital con derecho a voto.

En Brasil, la operación está sujeta a la autorización de la reguladora Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), el órgano de combate a los monopolios.

"Anatel ya habló de eso (del impedimento), pero ahora es el CADE el que tiene que manifestarse", señaló Rousseff, quien el martes se reunió en Nueva York con el presidente de Telefónica, César Alierta.

El encuentro, según la propia Rousseff, estaba previsto celebrarse en Brasil, pero se adelantó y versó "sobre las varias inversiones que Telefónica eventualmente está haciendo en el país".

Cuando Telefónica se convirtió en socio de Telco y pasó a tener una participación en TIM tuvo que comprometerse a no participar en la gestión de la italiana en Brasil como condición para que los órganos reguladores del país aprobaran la transacción.

Loading...

Friend's Activity