Operarios proyecto Barrick en Chile aprueban huelga, podría retrasar obras mitigación

SANTIAGO (Reuters) - Los trabajadores del paralizado proyecto aurífero Pascua-Lama de Barrick en Chile aprobaron el miércoles una huelga en medio de una frustrada negociación contractual, lo que podría retrasar obras de mitigación ordenadas por autoridades.

La parte chilena del proyecto binacional con Argentina de 8.500 millones de dólares está detenida hasta que no se construya un sistema de manejo de aguas, que estaba previsto en el permiso ambiental otorgado a Barrick.

"Tras el recuento parcial del 60 por ciento de los votos escrutados, los trabajadores del proyecto Pascua Lama de Barrick Gold han votado en un 99 por ciento por la opción de la huelga legal", dijo el sindicato en un comunicado.

El gremio agregó que en próximas horas se esperaba el resto del conteo "esperándose la confirmación del completo rechazo a la oferta de la empresa".

El presidente del sindicato, Alexis Spencer, dijo a Reuters que en caso de iniciarse el proceso legal de "buenos oficios", la paralización no comenzaría hasta el 8 de noviembre.

El conflicto se da en momentos en que el mercado espera que Barrick eleve nuevamente su estimación de costos para Pascua-Lama.

La empresa dijo que espera "resolver nuestro proceso de negociación de la mejor manera para las partes".

El gremio afirmó que la huelga afectaría, entre otras cosas, el cumplimiento de medidas de vigilancia de aguas y glaciares ordenadas y denunció que la empresa ha presionado a trabajadores para capacitar a contratistas que puedan sustituirlos en esta labor durante la huelga.

Barrick refutó la acusación y afirmó que "el personal de Barrick tiene más bien un rol supervisor de estas actividades, personal que no se encuentra sindicalizado".

"Estamos en contacto con las autoridades ambientales por esta razón y éstas están en pleno conocimiento de los planes de contingencia que hemos considerado para esta potencial situación", agregó Barrick.

Los trabajadores habían dicho la semana pasada que una paralización generaría un nuevo retraso en las obras que se han comprometido para restablecer la viabilidad ambiental del proyecto.

Los operarios se oponen a la eliminación de bonos y denuncian malas prácticas de la compañía, como despidos en pleno proceso de negociación colectiva.

El regulador ambiental había estimado en mayo que podría tomar al menos entre uno y dos años el reinicio de la construcción del proyecto mientras Barrick construye la infraestructura requerida.

(Reporte de Fabián Andrés Cambero, editado por Manuel Farías)

See all articles from Reuters
Loading...

Friend's Activity