ENTREVISTA-El Ojo de Halcón llega el fútbol y aspira a ir más allá

BASINGSTOKE, Reino Unido (Reuters) - ¿Falta evidente o piscinazo? ¿Penalti o tarjeta amarilla?

La compañía que creó el sistema de Ojo de Halcón para el tenis está ensayando un sistema de arbitraje por vídeo que podría terminar con muchas de las disputas que empañan el buen nombre del fútbol, dijo su fundador.

Una discreta prueba de dos años en la Primera División holandesa es el último proyecto de la empresa Hawk-Eye (Ojo de Halcón), una empresa con sede en el sur de Inglaterra cuyas herramientas para seguir a la pelota ya son familiares para árbitros y aficionados al tenis y el cricket desde hace años.

La tecnología está diseñada para atajar problemas en muchos deportes televisados, donde las repeticiones instantáneas y las redes sociales permiten a los aficionados conocer los errores desde el sofá de sus casas segundos después de que los cometan los árbitros, que solo se pueden apoyar en su juicio y en su vista.

El trabajo de esta empresa, comprada por el gigante de la electrónica Sony en 2011, y de sus rivales como el alemán GoalControl, permite a los deportes tomar más decisiones correctas, creando una oportunidad de negocio y alimentando el debate sobre si estas revisiones tecnológicas ralentizan demasiado el juego.

Paul Hawkins, que desarrolló y dio su nombre a un sistema para complementar la cobertura televisiva del cricket en la década de 1990 y que sigue siendo un director en la empresa, quiere terminar con este debate.

"El deporte al máximo nivel consiste en pequeñas diferencias", dijo. "No puedes tener algo que sólo evite los errores monumentales y no ayude con situaciones difíciles".

DEBUT EN LA LIGA INGLESA

El Ojo de Halcón ya está ayudando resolver disputas sobre goles en la liga inglesa después de que fuera la primera competición nacional que adoptó esta tecnología.

La FIFA aceptó seguir el mismo camino después de que los árbitros no lograran ver un gol del internacional inglés Frank Lampard en la derrota frente a Alemania en la Copa del Mundo de 2010.

El organismo internacional que rige el fútbol empleó el sistema GoalControl en la Copa Confederaciones en Brasil en junio, dejando bien colocados a los alemanes para hacerse con el contrato para el Mundial del próximo año.

La empresa Hawk-Eye ahora trabaja con las autoridades futbolísticas holandesas para llevar la tecnología en el fútbol un paso más allá con una prueba de arbitraje por vídeo.

Este concepto se usa desde hace años en deportes como el rugby y el fútbol americano, y la empresa trata de reducir la dependencia en las imágenes de televisión para obtener unas respuestas más claras y rápidas.

Posee un sistema de repeticiones que permite a un árbitro adicional ver rápidamente varias imágenes de televisión antes de que se emitan para revisar jugadas polémicas, como una posible penalti o la anulación de un gol por fuera de juego.

El sistema cumple el sueño de cualquier aficionado al ofrecer al árbitro imágenes dos segundos después de que se produzca la jugada, permitiendo juzgar incidentes que pasen desapercibidos.

Por el momento, el ensayo en Holanda sólo se usa para medir la velocidad y la fiabilidad del sistema, no para intervenir en los partidos.

Hawkins dijo que estas pruebas iban dirigidas a responder una pregunta específica: "¿En cuántas ocasiones puede un auxiliar de vídeo ayudar al árbitro en el campo sin ralentizar el juego?".

Hawk-Eye, que tiene un beneficio bruto de 4,5 millones de libras (5,3 millones de euros) e ingresos de entre 15 y 20 millones de libros al año, ve el béisbol como un posible nuevo mercado.

Aunque este deporte ya usa repeticiones inmediatas para decidir si se han anotado 'home runs', ahora estudia ampliar el sistema.

/Por Keith Weir/

See all articles from Reuters
Loading...

Friend's Activity